Gestión Fondo de Subsidios para la Vivienda

 

El Fondo de Subsidios para la Vivienda (FOSUVI) es la unidad ejecutora del Bono Familiar de Vivienda. Se encarga de administrar y canalizar los recursos que se le asignan anualmente para hacer frente al déficit habitacional del país, atendiendo especialmente a las familias de menores recursos y en condiciones de pobreza extrema, situación de emergencia y riesgo social o ambiental.

El principal objetivo del FOSUVI es entregar soluciones habitacionales de calidad, que permitan dotar de un techo digno a las familias beneficiadas, de tal manera que mejoren las oportunidades de ascenso social, progreso y calidad de vida de los miembros de cada familia.

En el ejercicio económico 2017 se otorgaron 11.155 subsidios para una inversión total de ȼ95.425 millones.

 

Estadísticas de colocación de Bonos Familiares de Vivienda

 

En los siguientes enlaces se presenta un breve análisis de las principales acciones y estadísticas correspondientes a los bonos otorgados durante el año 2017.

Bonos otorgados por estrato de ingresos

          Ir a bonos pagados por estrato de ingresos

 

Bonos otorgados por zona geográfica, región y provincia

          Ir a bonos pagados por zona geográfica, región y provincia

 

Bonos otorgados por propósito

          Ir a bonos pagados por propósito

 

Bonos otorgados por género del jefe de familia

          Ir a bonos pagados por género del jefe de familia

 

Bonos pagados por modalidad de presupuesto

          Ir a bonos pagados por modalidad de presupuesto

 

Trabajo desarrollado por las Entidades Autorizadas en la tramitación de bonos de vivienda

          Ir a bonos emitidos y formalizados por Entidad Autorizada

 

Balance económico del FOSUVI, cierre 2017

 

Al cierre del 2017 el FOSUVI presenta en su contabilidad saldos disponibles, los cuales, se encuentran asignados, aprobados y pendientes de desembolso o en trámite de asignación y aprobación para desembolso en Bono Familiar de Vivienda, según las diferentes modalidades establecidas.

Debido a que  FOSUVI es un fondo de reparto, el cual se alimenta de diferentes fuentes y ejecuta los procesos de asignación, aprobación y desembolso de los recursos con posterioridad a su ingreso, es que se presenta al cierre de cada periodo, esta categoría contable denominada superávit específico, constituido tanto por; recursos aprobados por desembolsar, como por recursos asignados en cuanto a su destino; recursos en proceso de aprobación, correspondiente esta aprobación al acto administrativo de la concesión del Bono Familiar de Vivienda o al acuerdo de la Junta Directiva de aprobación de la asignación de determinada cantidad de recursos para desarrollos colectivos de proyectos de vivienda, mejoras urbanísticas o casos individuales, al amparo del artículo 59 de la Ley 7052 de creación del SFNV.

Para el ejercicio económico 2017, el superávit específico del Banco, inició con un compromiso 2016 de ¢136.481,4 millones, durante el año ingresaron ¢111.321,2 millones y se dieron egresos por ¢101.369,6 millones. Como resultado, el superávit específico al cierre del 2017 fue de ¢146.433,1 millones.

El superávit específico 2017 por ¢146.433,1 millones corresponde a compromisos adquiridos por la institución según el siguiente detalle: Bonos Ordinarios por ¢20.066,9 millones, proyectos de vivienda Artículo 59 por ¢58.903,3 millones, casos individuales artículo 59 por ¢1.840,2 millones, proyectos Bono Colectivo por ¢20.683,6 millones, recursos con destino específico pendiente de asignar por ¢28.532,6 millones y recursos por distribuir por ¢6.343,7 millones, que incluyen la diferencia entre otros ingresos y otros egresos del 2017, así como bonos ordinarios del año 2017 que no se llegaron a formalizar.

A los montos anteriores, se debe agregar el saldo de la partida denominada "BFV Pendiente de Pago" por ¢1.098,1 millones (recursos devueltos temporalmente por las entidades autorizadas debido a la suspensión de los desembolsos y que deben ser reintegrados una vez corregida la situación que dio origen al reintegro temporal) y las respectivas comisiones de ley correspondientes a todas las partidas mencionadas anteriormente por un total de ¢3.193,5 millones para las entidades autorizadas y ¢5.771,2 millones para cubrir costo operativo del BANHVI.

 

Mejora en normativa para atender emergencias

 

En el 2017, el BANHVI mejoró la normativa de atención a familias damnificadas por emergencia o desastre natural. Esto mediante dos reformas; una al artículo 50 de la Ley del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda y otra mediante la modificación de los  artículos 8, 35 y 36 del Reglamento de Operaciones del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda (SFNV).

Con estas reformas, los damnificados por desastres que requieran reubicación, podrán recibir un segundo bono de vivienda para adquirir una solución habitacional, sin tener que ajustar el monto del subsidio a 30 salarios mínimos de un obrero no especializado de la construcción, como se estipulaba anteriormente. En la actualidad el costo de la compra de un lote y la construcción de una vivienda nueva está por encima de ese monto, por lo que la reforma a la ley subsanó esa dificultad al romper el tope.

A su vez, la reforma al Reglamento de Operaciones permite que familias afectadas por emergencias, puedan calificar a un bono de vivienda, vía artículo 59, que normalmente incluyen lote y casa, cuando sus ingresos sean iguales o inferiores a tres salarios mínimos, es decir se aumentó el tope para que el SFNV pueda atender a familias damnificadas con ingresos iguales o menores a ¢776 mil colones (monto de 2017). Antes de la modificación el tope de los ingresos estaba definido en salario y medio de un obrero no especializado de la construcción.

Adicionalmente, con la finalidad de facilitar el acceso al BFV a familias que aparecen en el Registro Nacional con propiedades pero que fueron afectados por emergencia, se estableció la definición de terrenos no aptos para la construcción de vivienda, como aquellos que han sido afectados por caso fortuito, fuerza mayor o situaciones de emergencia en general.  En cuanto al artículo 36, se crearon dos disposiciones de excepción para las familias damnificadas para agilizar el trámite del BFV, a través del Programa para Situaciones de Emergencia: (i) posibilidad de sustituir el estudio de trabajador social con la ficha FIS del IMAS y (ii) establecer en un año, la vigencia de la documentación que se presenta ante la Entidad Autorizada.

Con estas acciones promovidas por el Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos y apoyadas por la Junta Directiva del BANHVI y la Asamblea Legislativa, se espera atender en lo sucesivo a una mayor cantidad de familias damnificadas por desastres naturales.

 

Fecha de Última Modificación en el Portal: 18/07/2019