Viviendas conforme a sus costumbres, materiales y clima

 

Casas con espacios familiares y ambientes que responden a tradiciones ancestrales, en las cuales predomina el uso de la madera y de pilotes, permiten a los indígenas costarricenses gozar de residencias frescas, libres del peligro de inundaciones y les abre la posibilidad de usar la parte baja como bodega.

Así son la mayoría de las viviendas que en el año 2017 se construyeron en territorios indígenas, financiadas con el Bono Familiar de Vivienda. Este tipo de vivienda novedoso y consultado con las comunidades, se suma al de materiales prefabricados, empleado en territorios indígenas más cercanos a las ciudades principales del país.

En el periodo mencionado, el BANHVI financió la construcción de 212 viviendas en diferentes territorios indígenas del país, con una inversión de ¢2.168,9 millones.  En el trabajo ejecutado, sobresale el diseño de viviendas, para lo cual se estudió previamente la sus costumbres arquitectónicas, cultura, materiales de predilección y se atendieron aspectos de clima y la topografía de las comunidades.

 

A lo largo del año, los bonos se asignaron a familias de territorios como el Bribri de Talamanca; Tayní en Valle de La Estrella, Limón; Keköldi, Cahuita, Talamanca; Cabagra, Ujarrás y Salitre, los tres en Buenos Aires de Puntarenas; el Ngöbe-Bugle de Coto Brus  y el Territorio Ngöbe-Bugle de Altos de San Antonio, en Corredores, entre otros.

Un detalle importante es que durante el 2017, el BANHVI aprobó la colocación de paneles solares en viviendas indígenas, para garantizarles a las familias el disfrutar de iluminación con 4 bombillos y tener tres tomacorrientes para la conexión de electrodomésticos. El panel solar se instala únicamente en casas de comunidades de difícil acceso y sin posibilidades reales de contar con suministro eléctrico en el corto plazo.

Los primeros paneles se instalaron en 30 en viviendas de caseríos de Amubri, Coroma, Namuuoki, Bajo Cohen, Boca Urén, Bris y Katsi, todos dentro del Territorio Indígena Bribri Talamanca. Igualmente 17 viviendas del Territorio Cabecar Tayní, en el Valle de la Estrella, Limón, contarán con este equipamiento.

 

El 2017 además fue un año en que el BANVHI se preparó para realizar una consulta sobre su programa de vivienda en comunidades indígenas con el propósito de contar con una normativa consensuada para el trámite y otorgamiento de bonos a este sector de la población. La consulta es producto de un voto de la Sala Constitucional que anuló la Directriz con la que el Banco aprobaba los bonos a familias de los pueblos originarios.

El primer encuentro con los pobladores y dirigentes del Territorio Indígena Cabecar de Chirripó, se realizará en el 2018 en la comunidad de Grano de Oro, Territorio Indígena Chirripó Cabecar y permitirá iniciar la recopilación de aportes para ajustar de forma inclusiva y democrática el Programa de Vivienda Indígena que el BANHVI ha puesto a disposición de los 24 territorios indígenas del país.

 

 

Fecha de Última Modificación en el Portal: 18/07/2019