Tema 3: MANEJO ADECUADO DEL CRÉDITO

 

El crédito es una cantidad de dinero que recibimos con la obligación de pagarla en un plazo determinado, más una cantidad adicional por los intereses.

Se trata de una herramienta para comprar los bienes o servicios que se ocupen y que no se podrían adquirir en poco tiempo sin un crédito, por ejemplo comprar una casa.

Pero los créditos también pueden meternos en problemas si somos irresponsables con su uso: si adquirimos créditos que no podemos pagar o si no pagamos a tiempo.

Si no pagamos podemos perder los bienes que respaldan el crédito (casa, vehículo, embargo de salario) y nos cerraremos las puertas para obtener nuevos créditos en el futuro.

 

ASPECTOS A CONSIDERAR ANTES DE ADQUIRIR UN CRÉDITO

 

Capacidad de pago. Es decir si podemos pagarlo. Para se necesita saber cuánto de nuestros ingresos podemos destinar al pago del crédito, restando nuestros gastos a nuestros ingresos (incluyendo los pagos a otras deudas y el ahorro). Lo que nos quede será la cantidad máxima que podemos destinar al pago de nuevas deudas sin riesgo de incumplir con los pagos a deudas ya adquiridas.

Comparar las tasas de interés. Así como comparamos precios al comprar un televisor;  al tomar un crédito es conveniente comparar distintas opciones. El precio de un crédito es su tasa de interés, entre más alta sea, más caro será el crédito.

 

TIPOS DE CRÉDITOS

 

Existen diferentes tipos de crédito, algunos de los cuales, por su finalidad pueden ser útiles.

Crédito para micro o pequeña empresa o crédito para negocios. Es un préstamo para iniciar o hacer crecer un negocio, por ejemplo, comprar productos para abrir una soda,  un mini-súper, una tienda de ropa o comprar un taxi, entre otros.

Crédito a la vivienda o hipotecario.  Permite adquirir una casa y pagarla poco a poco, o bien reparar, ampliar o mejorar la que ya se tiene. También sirve para adquirir un terreno.

Crédito de consumo. Es el que destinamos para comprar bienes y servicios que satisfagan nuestras necesidades cotidianas (cocinas, televisores, teléfonos, muebles, viajes). Los créditos de consumo son los más caros que existen, sobre todo cuando se adquieren con prestamistas, tiendas de electrodomésticos o con agencias de viajes.

 

LA TARJETA DE CRÉDITO 

 

Es el tipo de crédito más utilizado en nuestro país. Con ella se pueden realizar compras en comercios sin cargar efectivo. Cuando contratamos una tarjeta de crédito se nos presta una determinada cantidad, llamada línea de crédito, la cual, se paga posteriormente, más los intereses correspondientes.

La tarjeta es en algunos momentos el único medio para satisfacer nuestras necesidades básicas, pero debemos saber utilizarla para no caer en el sobre-endeudamiento y morosidad. Para ello, se debe pagar antes de la fecha límite -y de ser posible- el total de lo gastado.

La tarjeta de crédito debe ser utilizada solo como medio de pago y no como medio para consumo. Si se tiene más de una tarjeta de crédito, es mejor investigar cuál ofrece la mejor tasa de interés y usar solo esa.

¿Cuándo conviene endeudarse y cuánto no? Primero se debe tener claro el monto requerido para cubrir la necesidad inmediata, no más y comparar las distintas opciones.

Sí conviene. Cuando  lo que vamos a comprar con el tiempo aumentará su valor, como: un terreno, una casa, un negocio propio, estudio o imprevistos como una emergencia médica.

No conviene. Cuando va a endeudarse para comprar artículos que rápidamente se deterioran o pierden su valor como: ropa, pantallas, celulares, salidas a comer o viajes.

Tampoco conviene pedir prestado para pagar otro préstamo (salvo que sea más barato), ni gastar más de la tercera parte de los ingresos en pagar deudas.

 

 

Fecha de Última Modificación en el Portal: 17/10/2019
Le ayudamos si usted es: